Programa más reciente

octubre 21, 2021

Generación C

by Inkoo

Fitbit Inspire a prueba al cien

Ciudad de México, Septiembre 2021 .-Fitbit tuvo a bien enviarnos para evaluación su modelo de entrada fitbit inspire y aunque tardamos muchos meses en envaluarlo por distintas razones que explicaremos, finalmente tenemos algunas conclusiones. Nos tocó hacer la evaluación de Fitbit Inspire el cual estuvimos utilizando a diario y pues queremos mencionar las ventajas.

De entrada hicimos el unboxing y nos gusto su buena presentación. inmediatamente lo pusismos a cargar y el tiempo de cargado fue de alrededor 1.30 para que tuviera 100 por ciento de batería y de ahí proceder al registro el cual fue fácil, rápidos y lo dimos de alta con mi teléfono (Huawei) para el set top todo en menos de 2 minutos.

La gama Inspire se estrenó ya hace algún tiempo y los modelos se han actualizado pero no queremos dejar de platicar de algunos detalles y de mencionar que representa el reloj de entrada de precios del catálogo de la marca.

El diseño de la Fitbir Inspire sigue la línea de otros wearables de la marca, con un módulo central donde se encuentra el ‘cerebro’ del dispositivo y una correa de silicon desmontable. La correa que venía incluida en la caja era de color blanco, pero hay posibilidad de comprar más colores y sustituirla por una de color o material diferente.

Decíamos que el diseño es muy sencillo y eso incluye a la pantalla. Fitbit no ofrece detalles sobre la diagonal, pero es muy pequeña lo que causara problemas a personas como yo más cortas de vista, sobre todo cuando estas en movimiento ejercitándote.

Es una pantalla OLED táctil en escala de grises y he de decir que la visibilidad en exteriores más o menos buena. A pleno sol, los reflejos le restan claridad pero no he tenido problemas para consultar la hora o los pasos en ningún momento.

Por defecto, la pantalla está apagada a menos que la activemos. Esto puede hacerse con un doble toque, presionando el botón lateral o simplemente haciendo el gesto de mirar la hora.

El contenido que vemos al activar la pantalla dependerá del estilo de reloj que hayamos elegido desde la aplicación. Hay hasta quince diseños distintos y la mayoría muestran la hora en grande, acompañada de otros datos como la fecha o los pasos. También hay opción de reloj analógico y hasta diseños más infantiles con dibujos de animales.

Para movernos por la interfaz, si deslizamos hacia arriba podemos ir viendo más datos como los pasos, el ritmo cardíaco, las horas de sueño o las calorías quemadas. Deslizando hacia abajo accedemos a las aplicaciones ejercicio, relax, cronómetro, alarmas y el menú configuración. Para seleccionar una opción basta con dar un toque y para volver atrás pulsar el botón. Monitoriear la actividad física es una de las principales capacidades de esta pulsera y Fitbit nos ofrece varias opciones, tanto a la hora de como iniciar el monitoreo como las actividades disponibles.

Si iniciamos una actividad, la pulsera es capaz de detectarlo e iniciar el seguimiento sin tener que hacer nada. Adicionalmente, podemos iniciarla nosotros mismos desde la propia pulsera. Las actividades a elegir son correr, bicicleta, natación, correr en cinta, pesas o entrenamiento HIIT.

Además de estos ejercicios, la Fitbit Inspire HR actúa como monitor de pasos y registra las caminatas de forma automática. Además, si activamos el control de inactividad recibiremos notificaciones que nos recuerdan que llevamos demasiado tiempo sin movernos, concretamente nos pide que demos 250 pasos cada hora durante las horas de actividad que hayamos definido. Por experiencia recomiendo establecer unas horas realistas.

Un detalle curioso es la función Relax, una app integrada que nos permite realizar sesiones de relajación de 2 o 5 minutos. Puede servir simplemente para relajarnos o como enfriamiento después de una sesión de ejercicio. El registro del sueño es otra de las opciones disponibles y una de las que personalmente más reviso. Aquí no tenemos que hacer nada para iniciar el registro, sino que detecta automáticamente cuando nos vamos a dormir. También detecta si nos despertamos durante la noche, aunque aquí es algo sensible y a veces registra periodos despierto si nos movemos demasiado.

La información del sueño se puede consultar directamente en la pulsera, pero si queremos todos los detalles es mejor hacerlo desde la propia aplicación. Por último, comentar también que se puede establecer una meta de sueño o añadir alarmas, aunque os recomiendo usar otro despertador adicional ya que la vibración en la muñeca puede no ser suficiente para despertaros.

Ritmo cardíaco
El monitoreo del ritmo cardíaco también se lleva a cabo de forma totalmente automática gracias al sensor situado en la parte inferior de la pulsera, la que está en contacto con la piel. En la propia pulsera podemos ver tanto los latidos en tiempo real como los latidos en reposo. Para ver la información más detallada y el histórico hay que recurrir a la aplicación.

Una app con todo lo necesario y más
Ya que hemos mencionado la app varias veces, hagamos un repaso de su estructura y apartados disponibles. Sobre estas líneas vemos la portada de la app donde aparece la información destacada como los pasos, la distancia recorrida, las calorías quemadas o el tiempo que hemos estado haciendo ejercicio.

Si bajamos por la lista hay mucha más información que podemos registrar como el periodo, el peso actual, el consumo de agua o los alimentos. En el caso del peso se podría hacer automáticamente si usamos una báscula Fitbit, pero el resto de datos requieren que los introduzcamos manualmente.

Al pulsar sobre cada uno de los datos se nos abre el histórico donde podemos ver nuestra progresión de la última semana o incluso ir más atrás. La información está bastante bien organizada y resulta cómodo navegar por las distintas áreas. El mayor defecto que le encuentro a la app es que a veces la sincronización es demasiado lenta y le cuesta mucho actualizar la información.

Pocas visitas al enchufe, aunque algo lentas
Fitbit indica en sus especificaciones que la batería puede durar hasta 5 días completos y así es. A diferencia de un smartwatch, la sencillez de un monitor de este tipo nos permite despreocuparnos de cargarlo constantemente.

En Conclusión… Como decía al principio, la Fitbit Inspire HR se sitúa en el segmento más económico de la oferta de Fitbit, por lo que su sencillez es algo más que esperable. Es una pulsera de actividad pensada para quienes buscan un dispositivo que les ofrezca las funciones básicas de monitoreo como cuentapasos, registro del sueño y pulsaciones. También cuenta con la opción de registrar actividades deportivas, aunque aquí puede que los más exigentes echen de menos más opciones como el GPS integrado y de mucha utilidad un temporizador o cronómetro inverso para esas sesiones de cambios de ritmo.

Es una pulsera de actividad pensada para quienes buscan un dispositivo que les ofrezca funciones de monitoreo no tan sofisticadas a buen precio. Uno de sus puntos fuertes es su diseño, muy cómodo y tan ligero que es fácil olvidar que la llevas puesta.