Programa más reciente

octubre 19, 2021

Generación C

by Inkoo

El negocio de la confianza: Banca, biometría y Blockchain

La banca tradicional pasa por un momento crítico con el incremento de requerimientos regulatorios, los costos asociados a la operación de sucursales y los riesgos cibernéticos crecientes, sin hablar de los efectos de la pandemia. En este momento más que nunca, es claro que la tecnología podría solucionar problemas y eliminar fricción, sin embargo, muchos bancos han tardado en la adopción de nuevas tecnologías. Al igual que en otros sectores, la automatización, la biometría y el blockchain serán requerimientos para la competitividad y la supervivencia, pero en la banca hay reservas respecto a su adopción.

“Entender que la evolución será inevitable a mediano y largo plazo, ayudará a que los directivos de los bancos tradicionales evalúen sus opciones y decidan si realmente les conviene esperar”, comenta Julián Cardona, director Comercial de DICIO, una empresa 100% mexicana de tecnología de identidad digital. “Establecer metas de largo plazo y aceptar que la adopción de nuevas tecnologías pueda conducir a cambios en su modelo de operación, es la primera barrera que hay que derribar. La clave para contrarrestar esas preocupaciones es estar atento al “beneficio” que obtendrán las instituciones bancarias: menores costos, menos fricciones y un sistema más seguro y resiliente, lo que permitirá que haya más oportunidades de negocios para las empresas y los bancos.”

Es evidente que no hay nada que detenga la transformación digital de la industria, por lo que es recomendable navegar a través de los desafíos y oportunidades que implica hacer este viaje con una hoja de ruta concreta y con prioridades claras. “Los bancos claramente tienen que implementar estrategias novedosas para prosperar en la era de la disrupción digital, pero no se trata de innovar por innovar. Los productos, los procesos y el “timing” deben de alinearse al modelo de negocio apoyando la visión y metas de la institución.” continua Cardona, “La velocidad a la que se están produciendo los cambios no tiene precedentes, en gran parte por las lecciones que nos dejó y nos sigue dejando la pandemia.”

Con la creciente disrupción de Fintechs y modelos alternos de servicios financieros es inevitable que los bancos se sientan vulnerables. ¡Y con toda la razón! El impacto de la disrupción digital ha cambiado industrias enteras. En los años 90, Yahoo! dominaba el Internet hasta que Google surgió y se llevó la mayor parte del tráfico. Blockbuster era el destino por excelencia del entretenimiento en casa hasta que llegó Netflix. Wagon-Lits era el agente de viaje más importante hasta que llegó Expedia. En una industria que se basa en la confianza, es indispensable tomar medidas que refuercen esa confianza proveniente de la innovación.

Según expertos en la materia, la banca tradicional aún cuenta con un elemento que se llama confianza y es una ventaja real sobre nuevos modelos. El banco tradicional es un bastión de confianza para consumidores, instituciones y negocios. Pero la ventana de oportunidad para que los bancos capitalicen esa confianza migrando a procesos más ágiles, transparentes y amigables, no es eterna. “Aquí es donde entra la tecnología de DICIO para complementar a la banca minorista” comenta Cardona, “Abrir cuentas, subir documentos, transaccionar de manera remota, contar con un reconocimiento biométrico añade valor, conveniencia equivalente a una banca digital o Fintech. A diferencia de una Fintech, en este momento de la historia, la marca y el respaldo de un banco tradicional son elementos que brindan confianza y respaldo a los clientes.”

“La biometría y la banca pueden provenir de dos mundos diferentes, pero en última instancia estamos en el mismo negocio. Y ese negocio es la confianza”, finaliza Julián Cardona.